Las cuatro grandes mentiras del sector inmobiliario

Boletín de noticias

  • Categorías
  • todas las mentiras acerca del agente inmobiliario

    Seamos sinceros, el sector inmobiliario no puede presumir precisamente de buena imagen. Recién llegados que se hacen pasar por agentes experimentados, propietarios que crean un una nueva burbuja con precios de alquiler y venta por las nubes, caseros a los que resulta imposible sacarles una sonrisa o inquilinos con más cara que espalda… No es que compongan el mejor entorno posible. No hay duda de que el mercado de la vivienda tiene sus propios seres mitológicos, y también, sus falsos mitos. Por ello, ha llegado la hora de diferenciar la verdad de la falsedad, y destapar las que son las cuatro grandes mentiras acerca del agente inmobiliario y su papel en el sector inmobiliario.

    La importancia de destapar las mentiras del sector inmobiliario

    El objetivo de este post va más allá de que los propios profesionales del sector repasemos lo que es una constante en nuestro día a día. La auténtica meta de este artículo es mostrar a nuestros clientes la cruda realidad y cómo estas mentiras del sector inmobiliario pueden jugarles una mala pasada en sus aspiraciones económicas. Estas falsas creencias nos perjudican a todos, a los que vivimos de ello y también, a los que contratan nuestro asesoramiento, así que intentemos que la sociedad tome conciencia sobre lo negativo que puede resultar no poner coto a estas falacias tan ligadas a la industria inmobiliaria.

    Mentira nº1: Contratar un agente inmobiliario es perder dinero en comisiones

    Seguramente sea la mentira más clásica del sector inmobiliario, y que se ha visto potenciada debido a la llegada (o mejor dicho, invasión) de nuevos agentes con mucho que aprender y que moldean una imagen falsa de expertos en el mercado, que seducen al cliente con sus malas artes.

    Estos supuestos profesionales manchan la imagen del sector a diario y han provocado que gran parte de la población mire con malos ojos a un sector laboral repleto de grandes trabajadores, perjudicados por el auge de unos recién llegados que no saben nada acerca del trabajo de promoción y marketing que conlleva el mercado inmobiliario, ni tampoco de la labor de asesoramiento que se le debe dar a un cliente. Simplemente, se dedican a ofrecer unos precios low cost a cambio prácticamente de nada, y esto nos lleva directamente a la segunda mentira.

    No todos los agentes inmobiliarios son iguales

    Mentira nº2: La mejor forma de ahorrar dinero es contratar un agente que cobre pocas comisiones

    El trabajo de un buen agente inmobiliario tiene un valor, si rebajamos nuestros honorarios sin ningún motivo, estaremos gritando a los cuatro vientos que nuestra función no tiene ningún valor. Esa es la máxima de la filosofía low cost aplicada al sector inmobiliario: pedir una comisión ridícula a cambio de nada.

    Para trabajar en el sector de la vivienda, no vale simplemente con saber colgar un cartel de ‘se vende’ o ‘se alquila’.

    Por ejemplo, si tu campo de actuación es el mercado de los pisos en Viladecans, deberás saber qué tipo de clientes adquieren propiedades en esta localidad, detectar sus particularidades y también, sus necesidades. Y no hablemos ya de concertar visitas con posibles compradores o asesorar a tu cliente en materias burocráticas, un papel importante que debe desempeñar cualquier profesional del sector. Que no se te olvide:

    ser agente inmobiliario es ser mucho más que un comercial.

    Mentira nº3: Elige al agente inmobiliario que te prometa el precio de venta más alto

    De todas las mentiras del sector inmobiliario, esta es una de las más recurrentes en la actualidad. Además de ofrecer unos servicios ridículamente baratos que están reventando el mercado, la principal arma de los recién llegados es prometer el oro y el moro a cada uno de sus clientes. El principal argumento que utilizan no es otro que citar el aumento que vive en la actualidad el valor del suelo.

    “Tal como está el mercado, por este piso se pueden sacar perfectamente más de [introducir cifra de euros]”, es una de sus frases de cabecera, que siempre culminan con una cantidad desorbitada de dinero que acaba seduciendo (y engañando) a un cliente que no tiene ninguna culpa y acaba convirtiéndose en la principal víctima.

    Mentira nº4: Todos los agentes inmobiliarios son iguales

    Este falso mito sirve un poco como resumen de todo, y es el mejor ejemplo para saber los peligros que tiene generalizar. En definitiva, el mercado inmobiliario es como cualquier otro sector que te puedas imaginar. Como en todos los lugares, hay buenos y malos profesionales, pero con todo lo que te hemos explicado, a partir de ahora sabrás diferenciarlos los unos de los otros, y tú mismo comprobarás que no todos los agentes inmobiliarios son iguales.

    No se nos ocurre mejor forma para romper una lanza a favor de los grandes trabajadores que seguir demostrando día a día la importancia de nuestra labor en el mercado de la vivienda. Nuestro trabajo es nuestra pasión, sigamos haciendo la vida más sencilla a nuestros clientes, encargándonos de funciones que precisan de auténticos profesionales, como el asesoramiento o la promoción, y sobre todo, diferenciémonos de los que manchan nuestra imagen.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *